Abril: Mes de gratos acontecimientos

Por María Teresa Camacho

Abril, escogido como el mes del niño y de la niña, nos abre simultáneamente a otras realidades, a otros gratos acontecimientos que se celebrarán en la vida del ser humano, ser de la tierra como Adán, arraigado a ella como un árbol dando vida como Aquél que, a través del Madero de la Salvación, nos invitó a vivir y celebrar con gozo las realidades creadas.

 

De esta manera en el libro de la vida ha quedado consignado el discurrir humano que ha sido descrito en lenguaje de niño o de joven o de adulto, que con su ingenio e inventiva, han dejado correr su pluma para crear y recrear narraciones convertidas en cuentos, prosas, poemas y todo tipo de escrito propio de la ficción e imaginación, como de lo histórico y real.

 

Sean los niños nuestros vectores durante este mes para recordarnos que ellos y ellas son libros abiertos que reclaman respeto amoroso por su dignidad y profunda relevancia en la historia humana. Ya lo decía Jesús cuando invitaba a que los niños vinieran a Él porque sabía que ellos se acercarían “desprevenidos”, con el corazón abierto, limpio y espontáneo. En un corazón así es posible sembrar esperanzas, ideales y sueños y hacer perdurar la esperanza de una historia humana más digna y más sensata.

 

Seamos todos y todas invitados a ser libros abiertos, narraciones transparentes que inspiren a otros a ser seres de luz en medio de las tinieblas para, así, recobrar la fuerza de Dios en medio de la historia que ha sido debilitada por el mal como la cizaña que crece en medio de la buena cosecha. Seamos todos y todas gestores de cordura, desarrollo humano y bienestar para que ratifiquemos que el Señor de los señores, Jesucristo, sí resucitó del lugar de los muertos para vivir eternamente en todos los corazones de los niños, jóvenes y adultos para que puedan hacer el bien a ultranza y amar con las entrañas.

 

¡Feliz mes del Niño! ¡Feliz Día de la Tierra! ¡Feliz Día del Árbol! ¡Feliz Día del Idioma!, realidades creadas que serán expresadas con la creativa versatilidad del lenguaje humano en la Feria del Libro, donde será el querido Portugal, el país invitado.